¿Cuánto durará la inmunidad de la vacuna? ¿Es necesario recibir las dos dosis? ¿Protegen ante las futuras mutaciones? ¿Quiénes deben ser los primeros en vacunarse? – Recopilamos las respuestas de los investigadores

La vacuna ya comenzó aplicarse ,ero todavía quedan millones de personas por recibir las dosis necesarias de unas primeras vacunas que en Europa han sido desarrolladas por la colaboración Pfizer y BioNTech, por Moderna, y pronto, por Astrazeneca con la Universidad de Oxford. El desarrollo del remedio ha supuesto una carrera de la ciencia pocas veces vista, pero también ha suscitado algunas cuestiones que pueden responderse con hechos, estadísticas e indicios científicos.

¿Cuánto dura la protección de la vacuna?

Evidentemente, las vacunas no han podido probarse durante mucho tiempo debido a la celeridad con que se han desarrollado. Así que la incógnita de cuánto tiempo va a durar la protección de la misma es lícita. Afortunadamente, los primeros resultados han llevado le optimismo a la comunidad científica.

Según una investigación de la Universidad Monash de Australia, aquellos que han desarrollado inmunidad al coronavirus han mantenido la memoria en su sistema inmunológico durante al menos ocho meses. Los expertos han controlado a una serie de pacientes que habían superado la Covi-19 desde el cuarto hasta el día 242 después de la infección. El estudio ha revelado que aunque los anticuerpos comienzan a reducirse pasados los 20 primeros días, las células mantienen una memoria B que reconoce uno de los dos componentes del coronavirus y permiten batallar contra posibles infecciones.

¿Qué relación hay entre estudio y el tiempo de eficacia de las vacunas? “Ha habido una nube negra sobrevolando la protección potencial que podía proporcionar cualquier vacuna contra la Covid-19 y estos resultados nos dan una esperanza real de que, una vez que una vacuna o varias se desarrollen, podrá proveer protección a largo plazo”, explicó Menno van Zelm, uno de los investigadores principales del estudio (publicado en Science Inmmunology).

Tanto la vacuna de Pfizer como la de Moderna (las primeras cuya aplicación ha empezado a extenderse de manera global) requieren de dos dosis para ser efectivas, según los administradores de las vacunas. Así que hay quién se pregunta qué pasaría de ser vacunado solo con una dosis.

Según el Comité Asesor Nacional de Inmunizaciones de Canadá, ambas vacunas son efectivas entre un 80 y un 90 % después de la primera vacuna. La cuestión es que su protección solo dura entre cuatro y seis semanas si no se efectúa la dosis de recuerdo en unos 28 días (la ventana de las pruebas sugiere que a partir de las tres semanas -21 días) es provechosa su administración). “Nos alegra ver que una dosis es eficaz a corto plazo, pero no sabemos más allá de eso”, ha reconocido la doctora Caroline Quach, portavoz del comité canadiense, a Medical Xpress.

This content is imported from Twitter. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

¿Se deben administrar vacunas a mujeres embarazadas?

Algunas autoridades sanitarias han aconsejado por el momento que las embarazadas no sean vacunadas. Pero esto no significa que la vacuna no sea efectiva o que sea peligrosa para las mujeres encintas o que están en período de lactancia. El problema es que las embarazadas son un grupo de riesgo cuando sufren la Covid-19 y que no hubo pruebas con ninguna embarazada en la fase 3 y se prefiere la cautela.

Según las estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, las embarazadas tienen aproximadamente el triple de posibilidades que la población general de acabar en la Unidad de Cuidados Intensivos o con ventilación asistida. Sin embargo, la estadística también dice que solo una de cada 100 mujeres embarazadas con la enfermedad del coronavirus ingresa en una UCI.

Las vacunas, en general, tienen un buen grado de tolerancia durante el embarazo“, explica el experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Virginia, William Petri, en The Conversation. Además, ni la vacuna de Pfizer ni la de Moderna llevan el virus entre sus componentes (un sistema empleado para otras enfermedades), por lo que el coronavirus no podría trasladarse al feto. Ni tampoco interactúa con el ADN del virus, puesto que el sistema que ataca al virus no entra en el núcleo de la célula.

“El mayor riesgo es que no hay datos, aunque desde la experiencia científica creemos que es muy poco probable que tenga efectos nocivos”, confirma la doctora Setphanie Gaw, de la universidad de California, en Live Science. La experta recuerda que hay mayor riesgo entre los pacientes con diabetes de tipo 2 si son contagiados por el coronavirus.

Debido a esta situación, tanto el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos como las principales autoridades sanitarias de Estados Unidos han recomendado la vacunación entre las mujeres encintas y quienes están en período de lactancia. El único efecto secundario que podría darse, según las autoridades, sería un poco de fiebre alta y tendría tratamiento.

¿Qué seguridad hay con las vacunas que se han aprobado a una velocidad mayor a la habitual?

El tiempo de los organismos reguladores del sector farmacéutico como la Agencia Europea del Medicamento se ha acortado para facilitar la llegada de las primeras vacunas a la población. Eso ha provocado la duda para algunos, pero no hay por qué asustarse. Los procedimientos se han mantenido y las medidas de seguridad. La única diferencia es que han acelerado los protocolos para poder suministrarse antes de manera masiva y que la burocracia se ha agilizado con autorizaciones de emergencia para su uso.

This content is imported from Twitter. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

¿Bajarán las cifras de fallecidos rápidamente tras la administración de la vacuna?

El sistema de vacunación va a provocar que al menos durante seis meses no exista el porcentaje de vacunación necesario para considerar alcanzada la llamada “inmunidad de rebaño”. De hecho, con el protocolo de aplicación por grupos, los grupos de riesgo serán los primeros, pero eso no significa una erradicación inmediata de la pandemia. Para el primer trimestre hay prevista una producción de 500 millones de dosis. Y la Organización Mundial de la Salud ya ha calculado que no todo el mundo podrá ser vacunado durante el año 2021.

“Los casos y las muertes continuarán y tenemos que ser claros en ello, pero su número estará en gran medida en nuestras manos. Las vacunas serán una elemento importante de nuestra caja de herramientas, pero las vacunas no significan cero Covid, porque no pueden hacer por si solas todo el trabajo“, ha avisado el doctor Mike Ryan, alto responsable en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No obstante, al dirigirse las primeras vacunas a las personas con mayor riesgo deberían notarse una bajada en el número de casos graves durante el año 2021. En España, se calcula que entre 15 y 20 millones de españoles, la mitad de la población, podrían estar vacunados en junio. Europa tiene contratadas 1.300 millones de dosis para el año entrante.

¿Protegen las vacunas ante posibles mutaciones del coronavirus?

Los científicos no están preocupados por la resistencia de las mutaciones del coronavirus, ya que suelen ir acompañadas con una menor virulencia del virus y una menor resistencia a los sistemas inmunológicos. Además, las vacunas están diseñadas para atacar y neutralizar a la proteína del coronavirus sin importar el lugar en que se encuentre o su versión. De hecho, las vacunas de Pfizer y Moderna ya se han mostrado eficaces con 17 variedades de coronavirus.

La última cepa, la localizada en los últimos días procedente de Reino Unido, tiene debilidades que serán atacadas por los anticuerpos de estas vacunas, aunque los resultados todavía son embrionarios por haberse comenzado a investigar recientemente.

¿Habrá que seguir llevando mascarilla una vez vacunado?

Aunque todavía no hay datos concluyentes, se considera que es difícil que alguien que se ha vacunado pueda ser una potencial vía de contagio debido a la misma naturaleza de la vacuna. No obstante, las medidas de control sanitario no se rebajarán hasta alcanzar unos niveles adecuados. Es más, la Organización Mundial de la Salud ha insistido en sus últimos anuncios públicos en que las medidas de prevención deben seguirse de manera rigurosa, en particular el uso apropiado de mascarillas, la distancia con los demás y la higiene de manos.

¿Quiénes deben ser los primeros en vacunarse?

Las autoridades médicas y gubernamentales de cada estado han elaborado diferentes modelos para establecer los grupos de riesgo que primero deben vacunarse. En España, los primeros serán los ancianos -especialmente los que viven en residencias-, los trabajadores sanitarios y aquellos empleados de tareas esenciales. El protocolo para el resto todavía es desconocido.

Silvia de Sanjosé y Adelaida Sarukhan, científicas del Grupo Colaborativo Multidisciplinar de Seguimiento Científico de la COVID-19, consideran que el orden debería ser el siguiente:

  1. El personal sanitario en contacto con pacientes, incluidos aquellos en hogares de ancianos y personal de primeros auxilios.
  2. Personas de 80 años o más y ancianos institucionalizados.
  3. Personas de más de 65 años.
  4. Personas con con morbilidades -diabetes tipo 2, cardiopatía coronaria, EPOC, enfermedad renal crónica, obesidad, quimioterapia, inmunosupresión…
  5. Personas institucionalizadas y en riesgo de exclusión social -prisiones, centros de refugiados…
  6. Personal esencial en transporte, educación o alimentación, el séptimo los mayores de 55 años y el octavo el resto de población.

¿Cuáles son las extrañar reacciones alérgicas a la vacuna de Pfizer?

Las pruebas efectuadas a la vacuna de Pfizer ha revelado que en algunos raros casos con reacciones alérgicas graves al vacunarse, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Aunque el número de afectados por reacciones alérgicas ha sido muy reducido, las autoridades sanitarias han recomendado precaución a quienes han tenido reacciones alérgicas “significantes” con vacunas anteriores o fármacos.

Según los primeros indicios, la causa posible es un componente utilizado también en laxantes que forma parte de las vacunas de Pfizer y Moderna. Otra opción es que no sean reacciones alérgicas. “Lo importante es averiguar si estamos seguros de que son reacciones alérgicas reales”, señala el doctor Purvi Parikh, experta en alergias e inmunología del Centro Lagone de Nueva York a Live Science. “Las reacciones alérgicas a las vacunas son muy raras“, insiste mirando a los estadísticas de que la probabilidad es de 1,31 entre un millón de personas, según un informe del año 2015 de la Revista de Alergia e Inmunología Clínica.

Fuente https://www.menshealth.com/