“Lo que está haciendo la  alcaldesa es un muy grave error”, dijo el presidente de ANIF, ante las medidas sobre las nuevas restricciones de la población y la actividad económica.

Preocupados se han mostrado varios dirigentes gremiales por los efectos que tendrán las medidas adoptadas por la alcaldía de Bogotá que busca frenar los avances del covid-19 sobre la salud de los habitantes.

El confinamiento, la inmovilidad y el toque de queda que ha sido declarado en otras regiones del país se reflejarán en el freno a la reactivación que habían mostrado varios sectores de la economía.

“Vemos con suma preocupación las medidas que se están adoptando en Bogotá y en otras ciudades del país, todas de carácter restrictivo, donde por supuesto se va a lesionar la actividad productiva, el comercio y el empleo”, dijo el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Jaime Alberto Cabal.

Para analistas como Mauricio Santamaría, presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), “lo que está haciendo la  alcaldesa es un muy grave error”.  Santamaria ha sido un duro crítico de las medidas restrictivas. “Nos va a costar demasiado”, dijo.

El comercio que había comenzado a levantar cabeza impulsado por “la trilogía del día sin Iva, el Black Friday y el adelanto de la prima para muchos asalariados”, como los calificó Fenalco, sentirá ese efecto negativo en su repunte.

Las categorías más afectadas, según la apreciación de los comerciantes, van a ser las bebidas, dulces y golosinas por las restricciones.  Los bares continuaban cerrados y los restaurantes empezaban a recuperarse muy lentamente.

David Contreras vocero de Asobares considera que las medidas de restricción son una situación muy crítica. Recordó que en algunas ciudades sigue la imposibilidad para abrir los bares.

Las nuevas restricciones son un nuevo golpe, pero quizás más duro que el anterior.  En declaraciones radiales dijo que el tiempo en que los bares de Bogotá estuvieron abiertos en diciembre no fue necesario para iniciar la recuperación. Contreras pidió una ayuda del gobierno para los representantes de esta actividad.

Solicitó al gobierno nacional y a los mandatarios regionales para que exploren posibilidad de establecer una ayuda en materia de crédito, alivios tributarios y con pago de arriendos. Pidió levantar la cantidad de restricciones presentes en las noches. Reconoció que el plan de “Cielo Abierto” logró dinamizar el negocio legal, pero no ha sido suficiente.

Los comerciantes agremiados en Fenalco se mostraban optimistas, pero entre el gremio persistía el temor sobre las nuevas restricciones por el aumento de contagios y su consecuencia en el rebote de la actividad productiva.

“Empezamos un año con muchas expectativas para una reactivación eficaz, pero hasta ahora las señales son contrarias”, sostiene Jaime Alberto Cabal.

El dirigente gremial se mostró extrañado por la falta de medidas de cuidado ciudadano, ni autocontrol, “ni manejo de la disciplina social en las calles, ni en el comercio informal”.

Por su parte, Rosmery Quintero presidenta de Acopi, señaló que ningún empresario de su renglón económico está en capacidad de soportar otro confinamiento. Reconoció que se hace necesario tomar medidas ante la nueva crisis sanitaria, “pero en ningún momento pueden ser medidas que afecten al sector empresarial porque vamos a seguir generando es desgaste de las empresas, posibilidades de cierres y quiebra de empresas con mayor pérdida de empleo, lo que trae mayor crecimiento de la informalidad”.

Para Camilo Rodríguez, presidente de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines (CCCYA), las autoridades deben tener presente que “las empresas no funcionan como acordeones”. Pero admite que se debe conseguir ese sano equilibrio entre la salud y la economía, pero pide a los mandatarios locales que hay que ser conscientes de la situación económica del país, de las alarmantes cifras de inseguridad que es producto del desempleo que se está viviendo en el país. “Aquí hay que ayudarnos entre todos y de verdad las empresas a este ritmo que van no van a poder pagar la cantidad de impuestos por la carga tributaria que tienen”, anotó el dirigente gremial del sector textil.