Lo primero de todo, ¿cómo se detecta una piel seca?

Lo mejor es que te lo diga un dermatólogo, pero es cierto que hay un par de indicativos que te pueden guiar hacia ese camino. Además de los mencionados anteriormente hay una prueba irrefutable, ¿después de lavarte la cara puede sonreír sin tener la sensación de que la piel te tira? Si no estás en este grupo… ¡amigo, tienes la piel seca!

Otra buena forma de detectarlo es los picores, la sequedad en el rostro provoca esta molestia y además termina por crear una piel opaca (es decir, que se te queda la cara con un tono grisáceo) y esto ni una barba frondosa puede arreglarlo.

¿Qué tengo que hacer para cuidar la piel seca?

Tenemos para ti una sencilla rutina que va a hacer que tu piel esté mejor que nunca, estés más guapo y además con un rostro saludable. Lo primero que tienes que tener en cuenta es que a tu piel le hace falta hidratación, por eso te vamos a enseñar una serie de componentes para que los productos que te eches en la cara sean los adecuados.

Empecemos.

Paso 1: limpieza

Mira, lo más importante de toda rutina facial (sea corta o eterna) es la limpieza. Después de pasar todo el día expuestos a la polución y sudar en el gimnasio, ¿no crees que tienes que limpiarte bien la cara, marrano? Si tienes la piel seca no te sirve cualquier limpiador facial, aquí va el mejor truco: limpiador facial en leche.

¿Cómo? Mójate la cara y coloca en tu mano un poco de limpiador. Extiéndetelo por la cara poniendo especial énfasis en la nariz, que es donde más puntos negros suelen salir, y retira con agua tibia. Para secarte, lo ideal es que solo tuvieras una toalla para el rostro pero si no es el caso, opta siempre por papel. Este paso tienes que hacerlo dos veces al día, por la mañana y noche.

Paso 2: una crema hidratante

Tu piel está más seca que la mojama, no seas tacaño con este paso. A la hora de comprar una crema hidratante es bueno que conozcas un par de componentes que te pueden a ayudar con tu piel: aloe vera, ácido hialurónico (que además es antiedad, que no viene mal) y si tiene SPF, protección solar, mejor que mejor.

¿Cómo? Lo mejor es aplicarla directamente en la cara. Pon un poco en la frente, en las dos mejillas, en la barbilla y en la nariz, y extiende de forma suave y en círculos. No olvides el cuello, también es importante tenerlo hidratado. Después de cada limpieza, aplica crema hidratante.

Paso 3: mascarilla de vez en cuando

No es necesario hacerlo todos los días pero piensa que una vez por semana tu piel necesita reponerse y cargarse de hidratación. Puedes hacerlo el domingo por la tarde, solo te va a llevar 15 minutos y de verdad que cuando empieces a ver los resultados lo vas a agradecer.

Hay varios tipos, puedes usarlas de celulosa, las que son como un máscara, o también puedes optar por las que son tipo crema. En el primer caso, bastaría con abrir el envoltorio, extenderla con cuidado y colocarla sobre el rostro. Como truco, la bolsita siempre viene producto extra, te lo puedes aplicar por el cuello y así también aprovechas.

En caso de que sea de aplicar, coloca una cantidad generosa de forma que tu rostro quede cubierto de forma uniforme. Espera entre 10 y 20 minutos y retira con agua tibia.

Paso 4: si te afeitas, after shave

La cuchilla y la afeitadora es muy agresiva para la piel, por eso después de quitar la barba calma la piel con un after shave. Contienen propiedades antisépticas que ayudan a cicatrizar pequeños cortes y rasguños causados durante el afeitado.

Pero una vez que penetre bien en la piel, no olvides de aplicar tu crema hidratante.

Paso 5: contorno de ojos

Si no lo sabías, te informamos, la piel que está debajo de los ojos es infinitamente más sensible que el resto de la cara. Por tanto, es la primera que envejece y la que más sufre. Las ojeras y las arrugas prematura en esa zona se pueden evitar aplicando un contorno de ojos de forma regular.