Es muy importante conocer nuestro mercado, ¿Dónde estoy situado?, ¿Cómo son los accesos a nuestro local?, ¿Quién es mi competencia?, ¿Qué ofrece? ¿a que precios?, ¿Cómo es mi público?, ¿Qué busca en nuestro local?, ¿Qué más le podemos ofrecer?

Marketing es un elemento muy importante en cualquier unidad de negocio, el bar no es una excepción, aunque un marketing o unas estrategias más estudiadas, provoca el efecto contrario al deseado, por ello debemos realizar un estudio del cliente, para ello fijamos una serie de parámetros:

Nacionalidad, edad, tipo de oferta, competencia, espacio físico del bar.

 

 

 

Intenta estar en todas las oportunidades de venta (cócteles para antes y después de comer, cócteles que combinen bien con los platos); aprovechar todas las ocasiones de venta donde se pueda ofrecer un cóctel.

usa la venta sugerida: el proceso de toda venta siempre es : presentación, desarrollo y remate. En el caso de los cócteles la secuencia sería: ¿quieres un cóctel de aperitivo? ¿con/sin alcohol?, ¿dulce/seco?, ¿cremoso frutal?, ¿amargo, cítrico?. Para que sienta seguridad, podemos ofrecer cambiarlo si no le gusta, rara es la vez que tendremos que hacerlo, las sugerencias casi siempre son bienvenidas.

El personal tiene que dominar con soltura y seguridad los valores de la marca o la historia del cóctel que ofrece su proceso y elaboración, etc.

Aprovecha el marketing viral, el boca a boca. Podemos desarrollarlo en cómo elaboramos un cóctel, en nuestros combinados, gin tonics, en la decoración especial y única , en la novedad y la tendencia actual de los cócteles.

La carta tiene que tener una variedad, incluir solo productos de calidad, combinar clásicos con tendencias y novedades, ir renovando continuamente para no caer en la monotonía.

 

No sólo vendemos bebidas, vendemos, experiencias, espectáculos y vivencias.

 

Conocer la psicología del cliente: cliente socializante (acepta nuestras sugerencias), cliente directo ( sabe que quiere tomar y no hay que insistirle), cliente pensante (necesita tiempo para decidir).

Estudiar la competencia es básico para la correcta definición de una buena estrategia de marketing.

 

Los pequeños detalles marcan la diferencia.

 

Estudiando sus fortalezas y debilidades podremos ver donde podemos reforzar el servicio y/o la oferta, observar que productos son los más demandados, qué objetivo tienen, si hay  identificación de clientela, si existe rotación en cuanto a cierres…

También tendremos una aproximación de precios para la correcta adecuación de los nuestros. Quizás el aspecto más importante es el de identificación de necesidades en cuanto la oferta y ver si encaja a nuestra idea de negocio.

Usar y renovar el local con estrategias de marketing, “mover el local”: eventos, presentaciones, exposiciones, coctel de la semana, nuevos productos, catas programadas, etc.

 

 

Nuestro verdadero producto no son los cocteles, el cliente se puede preparar con más o menos acierto ese cóctel en casa; nuestro verdadero producto son las sensaciones del cliente en nuestro local (la decoración, música, los otros clientes, la forma de trabajar del personal, el ritual del barman y un largo etc…)

Fuente : https://labarradekike.blogspot.com/