Las personas que consumen espinacas todos los días como parte de su dieta tienen mucha más facilidad para perder peso. Concretamente, un 43%.

  • Un estudio revela que consumir espinacas todos los días como parte de tu dieta hace que tengas un 43% más de posibilidades de perder el peso deseado.
  • Su alta cantidad de fibra (soluble e insoluble) acelera el tránsito intestinal y ayuda a quemar grasa abdominal.

Si queremos perder peso, es evidente que una dieta baja en grasas y rica en verduras es casi obligatorio. Pero entre toda esa variedad de alimentos, hay uno que destaca por encima de los demás gracias a sus beneficiosas propiedades. Un estudio publicado por la Biblioteca Nacional de Estados Unidos en Express explica que consumir espinacas todos los días recudela grasa corporal y facilita el adelgazamiento. Si les haces caso, prometen que estarás mucho más cerca de la figura deseada.

Para ello, sometieron a personas con sobrepeso, divididas en dos grupos, a un curiosos experimento. Unos comerían 5 gramos espinacas todos los días durante 3 meses, y otros, placebo. Y los resultados son concluyentes: los que comen espinacas adelgazaron un 43% más.

¿Por qué espinacas?

Y es que las espinacas, enmarcadas en el grupo de las verduras de hoja verde, son increíblemente efectivas en estos procesos gracias a que contienen una alta cantidad de fibra. Más en concreto, tiene mucha fibra soluble, que acelera el tránsito intestinal. También contiene fibra insoluble, y esta ayuda a recudir la grasa abdominal y fortalecer el buen funcionamiento del sistema digestivo.

Además, es un alimento extremadamente saciante, una cualidad perfecta para el consumo de calorías reducido y una ausencia de sensación de hambre. De ahí que se recomiende incluir en nuestra dieta a diario, ya sea de forma sólida en ensalada con otras verduras o como parte de nuestros batidos. De hecho, dan más juego en la cocina de lo que se podría pensar; desde salteadas en ensaladas o revueltos, hasta como parte de cualquier potaje o guiso con todo tipo de legumbres, especialmente con los garbanzos. También son un rico relleno de pollo y pescado, así como de acompañamiento.