Catar un vino es un arte. Se trata de analizar, clasificar y valorar el vino según sus características. Pero, ¿sabías que existen varios tipos de cata? Dependiendo de cómo se vaya a valorar el vino estaremos ante un tipo u otro de cata de vino.

viñedo

Como sabrás, uno de los ingredientes que más influyen en el producto resultante es el tipo de uva. Pueden llegar a ser la principal diferencia entre vinos, influyendo en su aroma y sabor. Existen numerosas variedades de uvas en el mundo, pero no todas son buenas para crear vinos. Por eso, vamos a hacer un repaso por las variedades más populares en España para la realización de vinos.

Las catas más comunes

Personas brindando con copas de vino

En el proceso de cata entran en acción varios sentidos: el olfato, la vista y el gusto. La utilización de todos ellos  determinan las características que sirven para clasificar un vino. Así que, ¿quieres saber qué tipos de cata existen?

  • Cata horizontal: en esta cata se degustan vinos muy diferentes, pero con una característica común. Bien pueden ser de la misma denominación de origen, de la misma añada, de la misma bodega o de la misma variedad de uva.
  • Cata vertical: en este tipo de cata se utilizan muestras de un mismo vino, pero de distintas añadas. De esta manera, se puede valorar la evolución del vino según el paso del tiempo. El orden puede ser subjetivo, pero se recomienda comenzar por la añada más antigua y terminar por la más reciente.
  • Cata a ciegas: consiste en determinar los vinos de los que no se tiene información. Para ello, se cubre la botella para que el catador pueda valorar la bebida sin que nada pueda influenciar su puntuación. Se intenta averiguar la añada, el tipo de uva, la denominación de origen…
  • Cata técnica: considerada así a toda cata realizada por un profesional: un enólogo, un sumiller o un periodista especializado. Se evalúan aspectos como el olfato, el gusto o la vista de un vino.
  • Cata comercial: si se trata, al contrario, de una cata realizada por aficionados.

Las variedades de uvas más extendidas

Hombre sosteniendo entre las dos manos un racimo de uvas

La diversidad de uvas existente puede contribuir a crear tipos muy diferentes de vinos. Algunas de las variedades más utilizadas proceden de nuestro país vecino, Francia, aunque en España también tenemos muy buenas variedades.

Variedades internacionales

  • Merlot: esta variedad es la más cultivada en el mundo y es procedente de Burdeos, aunque es descendiente de la Cabernet franc y de la Magdeleine Noire des Charentes, es la uva más aromática. En España, la uva merlot se cultiva principalmente en Cataluña, Navarra, Ribera del Duero, Huesca, Alicante y Murcia. Uno de los grandes vinos que resultan de la utilización de esta uva es el vino tinto merlot. Su aroma de confituras y moras, mezclado con matices de vainilla y regaliz resulta perfecto para acompañar con carnes blancas o pescado al horno.
  • Cabernet Sauvignon:  la introdujo en España el Marqués de Riscal en el siglo XIX. Destaca por ser una de las uvas más extendidas internacionalmente. Aporta una acidez muy agradable al vino. Al envejecer tan bien en barrica es muy utilizada en coupages (mezclas de distintas variedades). Su color intenso y su aroma la hacen muy característica.
  • Syrah: esta otra variedad francesa está muy influenciada por el lugar donde se cultive y el clima. Los vinos de syrah en España son mucho más potentes que los franceses, que son más ácidos y suaves. Se cultiva principalmente en Castilla – La Mancha, aunque proviene del Ródano.

Variedades autóctonas

  • Tempranillo: la más extendida en España, está presente en 28 de las 54 denominaciones de origen. Produce vinos muy diferentes según la tierra donde se haya cultivado, y el clima. Por lo general, tienen poca acidez con aromas a frutos del bosque.
  • Monastrell: es típica de Murcia, Albacete y el sur de Valencia. Se consiguen vinos muy potentes, con mucho sabor, alta graduación alcohólica, potencia y aromas frutales.
  • Garnacha tinta: esta uva presente en La Rioja, Madrid, Navarra, Toledo, Zaragoza y Cataluña, es la variedad tinta más plantada en España. Se oxida rápidamente, por lo que suele mezclarse con otras variedades.
  • Mencía: esta variedad tiene gran parecido a la cabernet y se cultiva tan solo en León y en Orense. Se consiguen vinos con mucho color y acidez.